El Tratado de Berna

Ensayo
Por Paloma Mares Ramírez
English translation below

 

wipo.eshaded

Quiero comenzar haciendo una reflexión acerca de esta época de consumismo y posteriormente el nexo que identifico con el tema principal de este artículo, el Tratado de Berna. Las necesidades han ido cambiando conforme al tiempo y en este momento atravesamos por una era de consumo que parece no tener límite alguno por la llegada de nuevas respuestas, hechas productos o servicios que la sociedad continua demandando.

A través de la historia personas han respondido a diversas necesidades de las que en algunos casos pudieron no tener el crédito merecido por tal labor al beneficio de la sociedad. Sin embargo sus creaciones han cambiado en muchas ocasiones el rumbo del futuro de la humanidad. Hoy en día nosotros nos beneficiamos con sus descubrimientos y pasamos desapercibido el hecho de que por ejemplo una obra, invento, etc., ha llegado a nuestras manos y nos ha impulsado a evolucionar impactando positivamente, todo lo anterior sin haber pagado un elevado precio por ello, pues ya es parte de la vida cotidiana. Detrás de dichos sucesos existió en ese momento alguien que hizo posible gracias a su ingenio que tal objeto, servicio, obra etc., en algunos casos  mejore la calidad de vida . Merece por lo tanto reconocer este hecho y otorgarle el mérito y respeto. Más no basta con el reconocimiento, es más importante el respeto hacia lo que en esencia es algo ajeno. No me extraña saber después de esta investigación que en algún momento de la historia la protección hacia una obra ajena no tenía el significado que hoy sí.

El tratado de Berna creado el 9 de septiembre de 1886 en Berna, Suiza sitúa en otro contexto la situación del autor de una obra otorgando al mismo el crédito y protección que a mi parecer es justo. A nivel mundial los países miembros  formaron la Unión de Berna que está administrado por la OMPI (Organización Mundial de la Propiedad Intelectual) que se encargan de proteger este derecho. Poco a poco se ha ido tomando conciencia de este derecho que es una parte importante del sistema de comercialización y consumismo como lo mencioné anteriormente. Este convenio contiene 38 artículos que abarcan los aspectos de protección, derechos morales etc., además contiene tres principios básicos que en resumen son los siguientes.

  • Las obras originadas en alguno de los estados contratantes podrán recibir en cada uno de los demás estados contratantes la misma protección que estos otorgan a las obras de sus propios ciudadanos.
  • Esa protección no debe estar condicionada al cumplimiento de formalidad alguna.
  • Esa protección es independiente de la existencia de una protección correspondiente en el país de origen de la obra. Sin embargo, si un estado contratante provee un plazo más largo que el mínimo prescrito por la convención, y la obra deja de estar protegida en el país de origen, la protección le puede ser negada una vez que cese la protección en el país de origen.[1]

Considero es muy importante tomar conciencia de la importancia tanto para al autor como para el país de donde procede la obra el gran impacto que produce la protección y derechos del autor, ya que el mismo se ve beneficiado en su economía y crecimiento.

En México hacen falta más autores con obras que eleven al país, lamentablemente muchos deciden buscar el apoyo económico a sus investigaciones y proyectos en el extranjero beneficiando por lógica a su benefactor, esto por supuesto es otro tema extenso de abordar, más no dejo de pensar el material que se ha ido de las manos de este grandioso país haciendo beneficio en otros lugares. Afortunadamente el autor en varios casos ha logrado obtener los beneficios de su obra y eso fue siempre la finalidad del tratado de Berna.

 

12687825_566223980213146_3221617915579352149_n

Paloma Mares Ramíres es Licenciada de Diseño Gráfico egresada de la Universidad de Guanajuato. Cuenta además con una Maestría en Publicidad y Marketing y actualmente se desarrolla como docente en las licenciaturas de Diseño Gráfico y Mercadotecnia.


 

The Berne Convention

Essay
By Paloma Mares Ramírez

Before any kind of discourse, it is necessary to make a reflection about the actual era of consume we live in. Through the years, the needs of the people in developed countries have changed in an unlimited way, foremost leaded by the development and evolution of technology, products and services.

Behind of some of those advances, there are brilliant people who haven’t received properly recognition for their contribution to society even that they have changed the course of our future for better. Nowadays, most of us ignore all the names of the genius responsible of our easier quality of life.

For this reason, it is important and fair to respect all the authors and give them the credits they deserve for their work, economically and intellectually.

Researching in history, is not difficult to discover that Protection of authorship laws were nonexistent until 120 years ago. The Berne Convention for the Protection of Literary and Artistic Works, was created on September 9th of 1886 in Berne, Switzerland. It is a treat composed by 38 articles committed to protect the rights of the authors and their works.

World Intellectual Property Organization WIPO manages this convention that based in three basic principles:

  • Works originating in one of the Contracting States (that is, works the author of which is a national of such a State or works first published in such a State) must be given the same protection in each of the other Contracting States as the latter grants to the works of its own nationals principle of “national treatment”.
  • Protection must not be conditional upon compliance with any formality (principle of “automatic” protection).
  • Protection is independent of the existence of protection in the country of origin of the work (principle of “independence” of protection). If, however, a Contracting State provides for a longer term of protection than the minimum prescribed by the Convention and the work ceases to be protected in the country of origin, protection may be denied once protection in the country of origin ceases.[1]

In my own personal opinion and taking this issue to Art and Design fields, it is necessary to be aware of the importance of the rights of authorship, not only for the authors themselves, but also for the economical and cultural development of the countries of origin of the Artworks.

The situation in Mexico is far from being the best. Despite of being protected by the law, a lot of national authors decide to search the help and support in another countries for their art and research projects, giving as a result, the benefit to the supportive foreign nation.

This is of course, another issue to aboard, but it is a fact that plenty of important projects developed my Mexicans had been useful by other countries, due to the lack of support of ours. However, those Mexican authors have made a great contribution in all areas, and have received the proper credits and benefits of their work due to the Berne Convention.

 

[1] Summary of the Berne Convention for the Protection of Literary and Artistic Works (1886) http://www.wipo.int/treaties/en/ip/berne/summary_berne.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s